Cáncer de colon: la importancia de un diagnóstico precoz

Los programas de cribado desempeñan un papel fundamental para el diagnóstico precoz del cáncer de colon, favorecen su tratamiento temprano y mejoran las perspectivas ante la enfermedad
Por Asociación Española Contra el Cáncer - Sede Bizkaia 6 de marzo de 2022
prueba cribado cáncer colon
Imagen: Konstantin Kolosov
Los avances alcanzados durante los últimos años en el abordaje y la prevención del cáncer han permitido mejorar la supervivencia y la calidad de vida de los pacientes, pero también han sido fundamentales para lograr un diagnóstico precoz, evitando así que la enfermedad progrese. Y es que conseguir un diagnóstico cada vez más temprano posibilita tratar cuanto antes la enfermedad y, así, obtener mejores resultados. En todo ello, los programas de cribado desempeñan un papel fundamental. Así ocurre en el cáncer de colon.

¿Qué es el programa de cribado del cáncer de colon?

El cribado poblacional son pruebas sencillas que permiten diagnosticar la enfermedad cuando aún no han aparecido síntomas. De ahí la importancia de participar en las campañas de cribado, ya que podemos asegurar que estos programas salvan vidas.

Entre los cribados de cáncer existentes en la actualidad destaca el de cáncer de colon. Es uno de los pocos cánceres que se pueden diagnosticar precozmente. De hecho, según datos del Observatorio de la Asociación Contra el Cáncer, cada año se diagnostican 37.000 nuevos casos en España.

El cribado de cáncer de colon está dirigido a la población de entre 50 y 69 años y consiste en una sencilla prueba de sangre oculta en heces. Cabe señalar que la aparición de sangre en las heces no significa por sí sola que se trate de un cáncer, ya que puede deberse a patologías benignas (hemorroides, pólipos,…) o premalignas.

En caso de dar positivo en el cribado, se desarrollarían otras pruebas, como la colonoscopia, a través de la cual se podrá conocer el origen de la sangre en las heces, y actuar en caso de encontrarse indicio de cáncer.

Es decir, la realización del test de sangre en heces facilita la detección de la enfermedad en estadios iniciales, lo que permite tratamientos menos agresivos y una mayor tasa de supervivencia. De hecho, se estima que cerca del 90 % de los casos podrían ser curados si se diagnostican a tiempo.

Desigualdades en el acceso a esta prueba

En la mayoría de las comunidades autónomas es el propio servicio de salud quien se encarga de contactar con la población en riesgo, a través de una carta, e invitarle a participar en el cribado de cáncer de colon. Pero no siempre es así. Por ello, es importante el conocimiento de la existencia de esta prueba por parte de la ciudadanía, así como de la posibilidad de solicitar directamente al personal médico de referencia la participación en el programa de detección precoz.

Y es que no todas las personas tenemos las mismas oportunidades de prevenir y detectar precozmente el cáncer. Tal y como recoge el ‘Informe del cáncer en España: una aproximación a la inequidad y los determinantes sociales‘, existen comunidades autónomas que no han conseguido que toda la población de entre 50 y 69 años tenga acceso a los programas de cribado de cáncer de colon.

Esto se debe a que el programa está implantado de manera desigual, provocando inequidades en el acceso según el lugar de residencia. No es el caso del País Vasco y Navarra, cuya población de riesgo accede a la prueba de detección precoz del cáncer de colon con una tasa de participación que supera el 65 %.

¿Qué más podemos hacer para prevenir el cáncer de colon?

Además de la participación en pruebas de cribado a partir de los 50 años, la prevención de este tipo de cáncer está ligada a la adopción de hábitos de vida saludables. Entre los factores de riesgo para desarrollar cáncer de colon se encuentran la dieta, la obesidad o el consumo de alcohol y tabaco.

Por ello, desde la Asociación Contra el Cáncer tratamos de trasladar a la población la importancia de adoptar conductas saludables en nuestro día a día, a través de propuestas concretas. Es el caso de las rutas saludables que se organizan semanalmente, dirigidas a evitar el sedentarismo y la obesidad en la ciudadanía.

Por otro lado, también es importante la identificación de aquellas personas que presentan mayor riesgo de padecer cáncer de colon, debido a antecedentes personales, familiares o existencia de condiciones predisponentes. Gracias a ello, se puede controlar más de cerca a estas personas y adoptar medidas preventivas.