Estas son las razones por las que tomamos más bebidas de soja

El consumo de bebidas de soja ha aumentado en los últimos años en nuestro país. Te contamos los cuatro motivos que explican esta tendencia
Por EROSKI Consumer 1 de noviembre de 2021
leche soja propiedades
Imagen: 9lnw

De entre las diversas bebidas vegetales que encontramos en los lineales del supermercado, la bebida de soja es la preferida de los consumidores. No en vano, es la que más tiempo lleva entre nosotros. Pero, además, cada vez está más presente en el carro de la compra: su consumo ha aumentado en los últimos años. ¿Por qué? Nos gusta su amplia variedad: sin azúcares añadidos, con diferentes proporciones de soja, con aromas, enriquecidas con vitaminas y minerales… Y hay algo más. Estos son los principales motivos.

1.- ¿Por qué tomamos más bebidas de soja?

La intolerancia a la lactosa de la leche o la alergia a sus proteínas son trastornos cada vez más diagnosticados, que impiden o dificultan el consumo de ese alimento a las personas que los sufren. En muchos casos se opta por bebidas de origen vegetal, como la de soja, que suelen elaborarse sin ingredientes de origen lácteo para evitar esos problemas. También es habitual evitar el empleo de ingredientes con gluten para que estos productos sean aptos para personas con trastornos asociados a esta sustancia.

La ausencia de todos estos alérgenos suele destacarse en el envase, como ocurre en todos los productos analizados para la elaboración de esta guía de compra de bebidas de soja, aunque solo Yosoy muestra un sello certificado por un organismo regulador: la espiga barrada, impulsado por la Federación de Asociaciones de Celiacos de España (FACE), garantiza la ausencia de gluten. En los productos Vive Soy se muestra un logotipo parecido, pero no es el original, lo que puede inducir a pensar que el producto está certificado cuando no es así.

En cualquier caso, conviene prestar atención porque esas advertencias tienen carácter voluntario. Lo que sí es obligatorio es destacar la presencia de alérgenos. No hay que olvidar que la soja es precisamente un alérgeno de declaración obligatoria.

2. Leche de soja: ¿buena o mala?

La leche de toma se toma sobre todo como un sustituto de las lácteos tradicionales, sobre todo la leche de vaca, y las razones pueden ser múltiples; desde sufrir alergias e intolerancias hasta optar por seguir una dieta vegana, entre otras. Se considera, en general, un alimento saludable, aunque hay que tener en cuenta que no hablamos de leche, la soja es una legumbre, de manera que este producto se obtiene a partir de esta legumbre.

Entre las propiedades de la legumbre, que no siempre de la leche de soja, puesto que se le pueden añadir saborizantes como el cacao, destaca la de ayudar a mantener los niveles de colesterol, así como el índice glucémico y mejorar la circulación sanguínea.

No obstante, conviene recordar que muchas personas también son alérgicas a la proteina de la soja, y que en estos casos es totalmente desaconsejable. Además, un consumo excesivo de leche de soja puede provocar daños en el riñón y en el páncreas, así como afectar al metabolismo. Por esta razón, antes de tomar de forma continuada leche de soja se recomienda hacer esta consulta al  médico de cabecera, dietista/nutricionista o edocrino. Así lo recomiendas en los diferentes estudios sobre consumo de bebidas de origen vegetal.

Aspectos éticos  y motivos medioambientales

La preocupación por el bienestar animal es cada vez mayor, lo que ha llevado a algunas personas a abandonar el consumo de alimentos como la carne o la leche, y sustituirlos por otros de origen vegetal. Esto explica que algunos productos muestren un sello de certificación que acredita la ausencia de ingredientes de origen animal.

Estos patrones de consumo también pueden obedecer a motivos religiosos. El sello Pareve certifica que el producto cumple con los preceptos de la religión judía.

En general, la obtención de alimentos de origen vegetal suele ser más sostenible que cuando se trata de alimentos de origen animal. Por eso muchas personas han pasado de beber leche a consumir bebidas como la de soja. Esto explica que en algunos envases se hagan referencias a la sostenibilidad y al medio ambiente.

Incluso en alguna marca se incluye un sello que certifica la ausencia de soja procedente de organismos modificados genéticamente (OMG). Se habla mucho acerca de los efectos de este tipo de alimentos sobre la salud, porque todavía existen muchos temores al respecto. Por eso algunas marcas destacan en sus envases la ausencia de soja procedente de OMG.

Sin embargo, todos los alimentos OMG que están aprobados para la venta son seguros para la salud. Además, cuando están presentes en un producto, debe especificarse en el etiquetado, pero apenas hay alimentos permitidos y prácticamente no se utilizan para el consumo humano, precisamente por el miedo que aún suscitan.

4. Por desinformación

Existen infinidad de bulos que aseguran que la leche de vaca es peligrosa para la salud. Sin embargo, se trata de un alimento seguro y que aporta nutrientes de alto valor biológico, como proteínas, grasa, vitaminas y minerales. Por otra parte, eso no significa que sea un alimento imprescindible, porque ninguno lo es (salvo la leche materna o la leche de fórmula, en su defecto, durante los primeros meses de vida).  Por otro lado, hay quienes aseguran que la leche de avena engorda y que convendría tomar otras como la de soja.